Te proponemos unas serie de manualidades creativas para hacer en casa con los más pequeños, ¡diversión asegurada!:

  1. ¿Y si miramos a la luna? Para ello los niños van a necesitar unos prismáticos. Serán muy fáciles de construir si unes varios rollos de papel higiénico o, mejor aún, consigues un rollo más alargado de papel de cocina. Después, deja volar tu imaginación y decóralo con estrellas de papel o pinta nubes.
  2. Pulseras de colores. Esta manualidad está pensada para que los más peques desarrollen sus habilidades de psicomotricidad fina, es decir, aprendan a coordinar movimientos con precisión. Reúne hilos de diferentes tonalidades y quédate con tres. Después, debes ir trenzándolos para crear una pulsera multicolor. El resultado será tan único y especial como los brazaletes de la joyería Time Road.
  3. Todos al teatro. ¿Te has comprado unos zapatos hace poco? ¡No tires las cajas! Te servirán para crear un teatro de títeres. En un lado, corta una ventana y haz lo mismo varias veces en la parte de arriba para poder introducir los personajes por estos huecos. Los títeres también serán muy fáciles de crear: con palillos sobre los que pegaremos un dibujo recortado de papel. ¡Que comience la función!
  4. Unas gafas de sol con estilo. En verano son imprescindibles, por eso no podían faltar como manualidad para hacer en casa. Para ello reúne: folios y el interior de un rollo de papel higiénico cortado en 4 partes de las que solo usarás dos para crear las lentes. Luego, crea bastones alargados de papel y séllalos con una mezcla de agua y cola. Con ellos vas a crear la montura de estas gafas tan singulares. Una vez secos pega las “patas” a los “cristales”. Para terminar, inspírate en los modelos de Visionlab para decorarlos.
  5. Ve a la compra y recuerda traer huevos de sobra cuando vayas a Alcampo, ¿para qué? Para que tus hijos puedan pasar un buen rato entretenidos. Esta manualidad es muy típica en países como Suiza o Polonia en Semana Santa, ¡pero es muy divertida todo el año! Cuece media docena, saca las acuarelas y, ¡todos a crear caras divertidas! Otra opción es disfrazarlos con pegatinas y papel charol de colores.
  6. Manualidades creativas y reciclables. ¿Y si además de divertirnos podemos enseñar valores a los más peques como la importancia de cuidar el medio ambiente? Los envases de cristal de alubias o judías, por ejemplo, nos ofrecen esa oportunidad. Una vez vacíos y limpios pueden volver a la cocina decorados con cartulinas plastificadas donde indiquemos con dibujos su contenido: pasta, lentejas, sal, etc. También son muy bonitos y prácticos si los pintamos y, sobre la tapa, pegamos un juguete de los niños que sirva como agarrador.

¿Con qué otras manualidades te sueles divertir en casa con los niños? ¡Cuéntanos en comentarios y en redes sociales para que todos aprendamos!

LEAVE A REPLY